¿El futuro es STEM?

¿El futuro es STEM?

El pasado 20 de marzo asistí en la Talent Tower, de Manpower Group, al estudio “Los jóvenes y el empleo, ¿qué futuro les espera?”, en el que se presentó un informe sobre el Futuro del Empleo en España hasta 2028. Se habló de la importancia de la natalidad y de la inmigración, y de realizar un pacto educativo para preparar a los trabajadores del futuro. Estas son las conclusiones del estudio:

  • En la próxima década los empleos de alta cualificación dirigidos a jóvenes (16-34 años) superarán los 200.000 empleos, cerca del 40% del nuevo empleo total creado en esta categoría.
  • Ingenieros, arquitectos técnicos, topógrafos y diseñadores, programadores informáticos, analistas y diseñadores de software y multimedia, y especialistas en finanzas, serán las posiciones con mayor demanda.
  • En 2028, la población joven en edad de trabajar (16-34 años) habrá retrocedido un 12% respecto a 2010 (-1,5 millones).
  • Los déficits más relevantes se registrarán en posiciones destinadas a técnicos en operaciones de tecnologías de la información, y en profesionales de las ciencias físicas, químicas, matemáticas y de las ingenierías.

Tal y como muestra el informe, las profesiones STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés) serán (y son) las más demandadas en un mundo en el que predominan las nuevas tecnologías y en el que estamos viviendo la Transformación Digital, es obvio, entonces ¿el futuro es STEM sí o sí?

Según el estudio, es fundamental formar a las nuevas generaciones en este tipo de ramas del conocimiento y que el sistema educativo ponga más énfasis en las asignaturas de este tipo. Me apasionan las nuevas tecnologías y durante muchos años he trabajado en el sector tecnológico, pero no creo que ese sea el rumbo que el mundo necesite, y mucho menos, el que quiera. Me explico. Aunque el mundo sea tecnológico e inevitablemente digital, al Talento no hay que aleccionarlo para que busque “salidas profesionales” ni carreras, sino para la excelencia y para la felicidad.

Al #Talento no hay que aleccionarlo para que busque salidas profesionales ni carreras, sino para la excelencia y la felicidad Clic para tuitear

De esta manera, la función del sistema educativo, la Educación de verdad, es explorar y potenciar las capacidades, habilidades, dones y talento de las personas, o dicho de otra forma, darle las condiciones idóneas para que ese talento se exprese. Por lo tanto, ¿son las personas las que se tienen que adaptar al mercado (como se propone) o es el mercado el que se tiene que adaptar a las personas?

“La persona nacida con talento encontrará su mayor felicidad al usarlo”. Goethe

Como fiel defensor del talento, no quiero un futuro en el que todos sean informáticos, científicos, matemáticos… pese a la alta cualificación y al alto valor añadido que aportan. Quiero un futuro en el que las personas sean lo que realmente son, en el que la Educación no sirva para “encontrar empleo”, sino para desarrollar el talento y crear mejores personas, personas con propósito y valores.

Por eso, necesitamos todo tipo de talentos: artistas, filósofos, científicos, psicólogos, artesanos, escritores, profesores, policías, bomberos, médicos, albañiles, arquitectos… No nos limitemos solamente a las profesiones STEM.

Informe realizado por ManpowerGroup el 20 de marzo de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *