El petróleo del siglo XXI

El petróleo del siglo XXI

En el siglo XVIII, durante la Revolución Industrial, el carbón fue el impulsor de la máquina de vapor, lo que propició un gran desarrollo económico, tal y como posteriormente lo hizo al sustituirlo en el siglo XX el petróleo. Este recurso natural satisface prácticamente las necesidades de combustible para vehículos y energía de todo el mundo, lo que hace que haya detrás una gran industria (que hasta hace relativamente poco fue un oligopolio) y que sea extremadamente valioso… Hasta ahora.

Gracias al avance de la Cuarta Revolución Industrial, marcada por el desarrollo de las nuevas tecnologías, la robótica, las energías renovables, la Inteligencia Artificial, etc., están tomando más protagonismo otro tipo de recursos: los intangibles. Talento, creatividad, información,… en definitiva, bienes intangibles, son la nueva moneda de cambio, son el petróleo del siglo XXI. Cada día generamos millones de datos navegando por Internet, chateando, comprando, conduciendo, caminando por la calle, etc. datos que se recopilan y dan lugar al Big Data.

Los bienes intangibles son el petróleo del siglo XXI Clic para tuitear

La recopilación de estas ingentes cantidades de datos hace que sea necesario evaluarlos y encontrar tendencias (tarea de un data scientist), para que, por ejemplo, las grandes empresas se muevan mucho más rápidamente, de manera predictiva y, en consecuencia, de manera eficiente. Dicho de otro modo, los datos generados por el comportamiento de millones de personas durante un tiempo determinado ayuda a estas empresas a anticiparse qué quieren sus potenciales clientes. Pero el big data no sirve únicamente para las empresas, también para que la tecnología avance más rápidamente. La Inteligencia Artificial aprende de estos datos (machine learning) y realiza modelos predictivos que puede intercambiar con otros dispositivos (M2M), e incluso con otros sistemas de Inteligencia Artificial, creando lo que se conocen como redes neuronales.

“La nueva información hace posible las nuevas ideas”. Zig Ziglar

Todo ello, además, lleva a otra nueva tecnología clave en la Transformación Digital: el Internet de las cosas (Internet of Things, IoT). Esta tecnología se basa en los datos que cualquier dispositivo o sensor (o cosa) conectado a Internet puede generar para mejorar procesos y automatizarlos, lo que conduce a mejorar la eficiencia y la precisión de los resultados. La innovación es fundamental para aprovechar el máximo potencial y las ventajas de la disrupción.

¿Ahora entiendes por qué los datos y la información son tan valiosos? Como ves, la tecnología, el progreso, no se detiene, por eso debemos estar preparados y abiertos al cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *