El poder de la Inteligencia Artificial (IA)

El poder de la Inteligencia Artificial (IA)

No te descubro nada nuevo si te digo que la Inteligencia Artificial (IA ó AI) es una de las tecnologías que más van a cambiar (y que ya lo están haciendo) nuestra industria y nuestro día a día. A grandes rasgos se define como la capacidad de una máquina de pensar, actuar y tomar decisiones, como lo haría un humano.

El término «inteligencia artificial» fue acuñado por primera vez en los años ’50, y a día de hoy vuelve a estar en boga porque juega un papel crucial en la Transformación Digital, la cual es posible por el aumento del volumen de datos (big data), los algoritmos avanzados y mejoras en todo aquello referente a la computación, como la potencia de cálculo y el almacenamiento. Con todo ello, la verdadera revolución es que las máquinas no solo son capaces de emular ciertos comportamientos y pequeños desafíos, sino que tienen la capacidad de aprender (machine learning) y, a su vez, efectuar un aprendizaje profundo (deep learning) y más complejo por sí mismas.

La verdadera revolución es que las máquinas no solo son capaces de emular ciertos comportamientos y pequeños desafíos, sino que tienen la capacidad de aprender Clic para tuitear

Muchas películas y novelas de ciencia ficción representan a la inteligencia artificial como robots y programas informáticos que se rebelan contra la «raza humana», pero realmente las tecnologías basadas en IA están evolucionando para aportarnos muchos beneficios específicos en la industria y en nuestro día a día, allá donde la mente humana no puede llegar:

  • Fotografía y Multimedia. Es la IA que más se ha implantado en nuestros días, y es que la mayoría de smartphones la incorporan cámaras para detectar escenas y ajustar los parámetros para obtener las mejores fotografías. Asimismo con las TV que pueden aconsejarte qué ver y cuándo verlo según tu historial y tus gustos.
  • Asistentes personales virtuales. Conviviremos (y lo hacemos ya) con asistentes en forma de chatbots interactivos ¿te suenan? Son aquellos a los que podemos preguntarles por el tiempo meteorológico, tráfico, productos, restaurantes, hoteles, servicios, espectáculos, etc., y que elaboran un historial de búsquedas para ofrecerte lo mejor en cada momento y según tus necesidades.
  • Transporte y logística. Es muy útil a la hora de planificar un trayecto y saber cuál es la ruta adecuada, pudiendo evitar retenciones. Todo esto es posible porque se recopilan datos continuamente de todos los conductores y se comparten con el resto. Esto también permitirá tener una ciudad inteligente que optimice el tráfico y regule los semáforos en tiempo real, disminuyendo de esta manera los tiempos y aumentando, como consecuencia, la eficiencia.
  • Finanzas. Las tecnologías inteligentes no solo ayudan a los bancos a detectar fraudes, predecir patrones de fluctuación del mercado y aconsejar diferentes operaciones a sus clientes, sino también en nuestro día a día en la planificación de la economía personal a través de aplicaciones móviles de fintech.
  • Salud. Ya existen chats automatizados que nos preguntan por nuestros síntomas para realizar un diagnóstico inicial. La recolección de estos datos genera patrones que ayudan a identificar posibles indicios de una enfermedad.
  • Comercio. Permite hacer pronósticos de ventas y elegir el productos adecuados para recomendarlos al cliente según sus necesidades particulares e historial de búsquedas, incluso por la repercusión e influencia que esos productos tengan en redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *