Hola incertidumbre ¿Qué tal estás?

Hola incertidumbre ¿Qué tal estás?

Incertidumbre

Denostada, temida, evitada y practicamente enterrada… La incertidumbre es esa sensación de inseguridad y de ausencia de certeza, precisamente porque así es, pero ¿Es buena o mala?

Partiendo de la premisa que nuestro cerebro más primitivo, el reptiliano, busca constantemente nuestra supervivencia, éste se basa en conocimientos y experiencias vividas y no para de repetir acciones y pensamientos. Esta es la denominada zona de confort, lugar donde nos sentimos cómodos y tenemos todo bajo control, conociendo el resultado de cada acción, simplemente porque ya lo hemos vivido anteriormente. Cambiar este estado es sumamente difícil ya que no tenemos ni idea de qué nos puede suceder, tanto cosas buenas como malas.

«El barco está más seguro cuando esta en el puerto; pero no es para eso que se construyeron los barcos». Paulo Coelho

Efectivamente, la incertidumbre, la falta de certidumbre nos va a proporcionar todo tipo de aprendizajes y de experiencias por el simple hecho de ser inesperadas… El problema radica cuando al salir de la zona de confort empezamos a imaginar una completa historia de dramas y vicisitudes que en el mayor número de casos nunca llegan a suceder.

Liberarte del miedo y controlar la incertidumbre en pro a aumentar la confianza en ti mismo y en la Fe de que todo va a ir bien, hará que tomes conciencia de cada paso que tomas, porqué lo tomas y sobre todo, el aprendizaje que te vas a llevar. Disfrutar no hará que tu vida sea más larga, pero sí más intensa, y ello se consigue con la toma de decisiones donde la incertidumbre está presente.

¿Significa que debo hacer todo a lo loco? Evidentemente no, que podrías, pero si eres cauto y te gusta dar pequeños pasos para ir controlando cada una de las emociones que suceden cuando tomas decisiones «arriesgadas», tómatelo con calma… pero nunca renuncies a avanzar.

Por último, cuando se es capaz de manejar la incertidumbre empieza a suceder la magia. Las cosas que jamás podrías pensar que sucederían empiezan a suceder, empiezas a crecer y empiezas a disfrutar; Te das cuenta que cada paso que has dado ha sido con total Libertad y de manera consciente y, pese a que en todo momento no sabes qué es lo que va a suceder, tienes la «certeza» que todo va a ir genial, simplemente porque unas veces se gana y otras se aprende.

¿Qué te detiene para conseguir lo que quieres?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *