¿Juegas a la Lotería?

¿Juegas a la Lotería?

Lotería

Se avecina el día 22 de diciembre, día de la Lotería de Navidad, sorteo en el que “prometen” cumplir con tus sueños y hacerte “rico” (al menos materialmente) con cantidades que ascienden a 400.000€ por décimo premiado ¡El Gordo! Muchas personas apuntan esta fecha clave cada año para renovar sus esperanzas para vivir como siempre han deseado.

Me fascina el comportamiento humano… Somos capaces de aguantar colas y colas, viajar a otras ciudades para aumentar las probabilidades de ganar, echar ojo a estadísticas y hacer una completa investigación que nos “acerque” a ese premio… todo para comprar un boleto de lotería; Un boleto en el que depositamos todas nuestras esperanzas, un boleto que es una especie de pasaporte hacia la vida que siempre has soñado… ¡Cómo te cambiará la vida a partir del 23 de diciembre! O no… Si no toca ‘El Gordo’ volverás a la misma vida de siempre, a la rutina, a seguir soñando… consolándote porque aún queda el sorteo de ‘El Niño’ y durante el año ‘La Primitiva’ y ‘La Quiniela’. ¿Tampoco? ¿Por qué no me toca, si me lo merezco?

La realidad es que, al depositar todas las esperanzas en un boleto de lotería, algo que funciona por azar, y que no es más que un impuesto voluntario que ofrece el Estado, delegamos toda nuestra capacidad y potencial para vivir la vida que siempre hemos soñado, atenazados porque no conocemos la manera de acceder a esa vida soñada, y confiando únicamente en entes externas para todos los resultados que cosechamos en nuestras vidas. Por otro lado, las estadísticas arrojan fatales datos para todos aquellos “agraciados” de un gran premio, ya que, al no estar preparados (hábitos, conciencia, pensamientos…) para ese nivel de dinero, en menos de 5 años se arruinan, perdiendo más dinero del que tenían incluso antes de ganar el premio.

Después hay otro tipo de personas que saben que la verdadera riqueza está en su interior, e invierten sus recursos en mejorarse a sí mismos, con libros, formaciones, etcétera, y que la vida de sus sueños no es fruto del azar, sino un trabajo constante y de hacer todo lo que tienen que hacer para estar donde quieren estar, recibiendo un nivel de ingresos acorde al nivel de valor que aportan a la sociedad.

Y tú ¿En qué grupo estás?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *