fbpx
La nueva realidad laboral

La nueva realidad laboral

Una nueva realidad laboral está aquí. Todo lo que conocías hasta ahora está cambiando. Estamos inmersos en una nueva revolución laboral en la que aumentan las preocupaciones ante la posibilidad de que, debido a los avances y el progreso tecnológico, se eliminen puestos de trabajo y seamos sustituidos por robots o por programas basados en Inteligencia Artificial. Bienvenido a la cuarta revolución industrial.

Estamos ante un tsunami tecnológico que está poniendo patas arriba todo lo conocido hasta ahora, resultado del avanzado desarrollo de nuevas tecnologías como Internet, la robótica, la nanotecnología, el big data, el Cloud Computing, la realidad virtual y aumentada, la impresión 3D, las criptomonedas (monedas virtuales), la Inteligencia Artificial o la biotecnología. Sin embargo, el mundo se divide entre quienes se muestran pesimistas ante todos estos cambios (una especie de movimiento ludita) y los que se muestran optimistas ante la creencia ferviente de que el mundo que viene y los avances tecnológicos nos permiten vivir en un mundo mejor. Cada día la brecha es más grande.

Estamos ante un tsunami tecnológico que está poniendo patas arriba todo lo conocido hasta ahora Clic para tuitear

Ante esta situación existen dos opciones: resistirse al progreso tecnológico (como algunos lobbies o la burocracia tratan de hacer) o adaptarnos a los cambios, apostando por la flexibilidad, la formación continua y la responsabilidad individual. Podríamos tomar la primera opción, pero aunque suele decirse que la tecnología elimina trabajos, la realidad es que la tecnología nos abre nuevas oportunidades. Nos abre la posibilidad de desarrollar nuevos puestos de trabajo basados en creatividad y en Talento, algo insustituible y humano. La llegada de las nuevas tecnologías nos permite liberarnos de los trabajos físicos, monótonos y carentes de sentido para dedicarnos plenamente a labores humanas.

“El cambio es la ley de la vida. Y los que miran sólo hacia al pasado o el presente seguramente perderán el futuro”. John F. Kennedy

Por lo tanto, no hay lugar para el pesimismo y sí para el optimismo ante los cambios que ya se dejan entrever. Seamos optimistas y apostemos por el progreso en esta nueva realidad laboral, pese a los miedos, incertidumbre y las preocupaciones. Los datos y las estadísticas están a tu favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *