La persona correcta en la silla correcta

La persona correcta en la silla correcta

¿Te imaginas a un médico ejerciendo como mecánico de coches? ¿a un cantante como charcutero? o ¿a un informático como economista? Puede sonar absurdo aunque, si bien es cierto que todas las profesiones son dignas y necesarias, en muchas ocasiones nos encontramos trabajadores que no están donde deberían estar.

Crisis, precariedad, e incluso miedo a la incertidumbre puede llevar a muchas personas a renunciar a su profesión fetiche, a su vocación, por una estabilidad profesional y, generalmente, económica. Me resulta muy triste ver como el Talento de muchas personas se va al traste por la ilusión de la seguridad. Como si de George Clooney se tratase en la película Up in the Air, te pregunto: ¿Cuánto te pagan por renunciar a tus sueños?

«La única manera de hacer un gran trabajo es amar lo que hace». Steve Jobs

Pero no siempre este fenómeno es producido por miedos o por la búsqueda incansable de la estabilidad, muchas veces se produce por un mal liderazgo o por una mala gestión por parte del departamento de personas (o como algunos siguen llamando, Recursos Humanos o RRHH). Es muy común ver personas derrotadas en puestos donde no brillan, donde no pueden desarrollarse a su máximo nivel y que, por ende, no logran la excelencia.

De los 3 factores del Talento, (innato, trabajo/compromiso/perseverancia, contexto), el contexto no suma, ¡multiplica! Y, tristemente, es el más descuidado. Una persona que está en coherencia con su Talento, o sea, tiene los 3 factores alineados, es una persona realizada en el ámbito profesional y personal; Es una persona que en vez de un trabajo tiene una misión; Es una persona con un propósito… Y todo ello repercute de manera positiva y directa en la empresa como organización: aumenta la productividad, aumenta la felicidad de la persona en cuestión e inspira a las de su entorno a hacer lo mismo. La suma de personas felices en organizaciones felices da por resultado una sociedad feliz.

La suma de personas felices en organizaciones felices da por resultado una sociedad feliz Clic para tuitear

Así que, nunca dejes de indagar y de buscar ese puesto o esa actividad en la que dar tu 100% es inevitable. Y si eres un líder, un mánager o director del departamento de personas, invierte en detectar el Talento de los trabajadores. Pequeñas decisiones que crean grandes resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *