La revolución en Movilidad ha llegado

La revolución en Movilidad ha llegado

Para unos será una buena noticia, para otros no tan buena. Estamos en 2016, un año cargado de novedades tecnológicas y sociales que ha sido tendencia en los últimos años. Me refiero al tema de la movilidad.

Desde los años ‘60 y coincidiendo con el éxodo rural, las ciudades comenzaron a tomar protagonismo, y en éstas, los coches. Desde entonces ha habido un coche por hogar, hasta día de hoy que puede haber incluso uno por cada miembro familiar. Actualmente, con un parque automovilístico de casi 28 millones de coches, es necesario tomar cartas en el asunto, tanto por el medio ambiente como por la calidad de vida de los ciudadanos ¡No hay más espacio en las ciudades!

No obstante desde siempre han existido alternativas como el taxi, un servicio de transporte de punto a punto a cambio de una compensación económica. Esta profesión -que aún puede denominarse así- pronto será parte de la Historia, porque lo que se avecina no les deja en muy buen lugar.

La tecnología, Internet, la globalización, el consumo colaborativo, en definitiva, el progreso, hará que poco a poco esta profesión desaparezca, o al menos mute. En los últimos años hemos visto como han aparecido diferentes empresas de transporte sin precedentes, como la francesa BlaBlaCar o la española Amovens, cuya actividad se basa en conectar a conductores particulares para que compartan las plazas sobrantes de su coche en viajes y distintos tipos de trayecto, favoreciendo así el ahorro de combustible y disminuyendo el número de vehículos circulando por las carreteras. La idea ha sido muy bien recibida y cuenta con un crecimiento exponencial de usuarios en muy pocos años. Por supuesto cabe decir que este tipo de empresas han dañado a otros medios de transportes públicos y privados, como al ferrocarril y a los autobuses.

Otro ejemplo es Uber, compañía americana que ofrece servicios de alquiler de coches con conductor (lo que viene siendo un taxi) con la salvedad que se realizan con conductores particulares, previamente habiendo cumplido una serie de requisitos y formalidades.

Daimler AG, fabricante de las prestigiosas firmas automovilísticas Mercedes-Benz y Maybach entre otras, está revolucionando el  mercado de la movilidad a través de su filial Moovel. Después de que en septiembre de 2014 Moovel -filial de Daimler– anunciase la adquisición de Intelligent Apps -credora de la aplicación MyTaxi– y de RideScout LLC, continua fortaleciendo  su  presencia  en  el  mercado  internacional de  la movilidad con Car2Go en Europa y EEUU.

Car2Go, fundada en 2008, es un sistema de alquiler de coches eléctricos de marca Smart (también filial de Daimler AG) a través del smartphone cuya reciente puesta en marcha y presencia en Madrid se ha hecho notar.

Pero eso no es todo. Google, Volvo, Mercedes-Benz, entre otros, ya están realizando pruebas y testeos ante una de las grandes revoluciones que están por llegar: el coche autónomo. Las ventajas que aporta este tipo de avances serán reducir la siniestralidad y reducir el número de vehículos en el espacio público ya que, al ser autónomo, podrá realizar servicios en lugar de estar estacionado como un vehículo convencional.

Por lo tanto, Uber, Car2Go y el vehículo autónomo están empezando a levantar ampollas ante uno de los sectores más críticos: los taxistas. Sus puestos de trabajo se están viendo peligrados por la falta de adaptación a esta nueva Era, donde la tecnología y la Inteligencia Artificial harán gala de su presencia en nuestro día a día. El gremio del taxi madrileño en los últimos años ha acumulado enfrentamientos y denuncias por competencia desleal con compañías tecnológicas ante la irrupción de este tipo de empresas en este competido mercado.

Es importante conocer cómo, gracias al progreso de las telecomunicaciones, Internet y de la tecnología, el principal activo para diferentes compañías va a ser la venta del concepto movilidad en todas sus facetas.

Por lo tanto, el sector del taxi tal y como lo conocemos actualmente tiene los días contados ¿qué pueden hacer? En primer lugar, tomar responsabilidad. Ahora que son conscientes de los cambios que vienen pueden tomar las riendas de su futuro desde hoy, es una locura girar la cabeza y hacer como si no pasase nada, o peor aún, resistirse al cambio y al progreso porque, como ha ocurrido durante toda la Historia, es inevitable.

Videoclubes, vendedores de enciclopedias, revelado de fotografías o cine son algunos de los sectores que Internet, las nuevas tecnologías, la automatización y el progreso han logrado cambiar radicalmente –e incluso eliminar-. Pero no todo es malo, porque hasta ahora se han generado otras nuevas profesiones. Nuevos sectores como la tecnología, I+D+i, turismo, ocio, salud, bienestar y energía serán los encargados de crear empleos de aquí a 10 años, con un fuerte componente de creatividad, talento y “parte humana”, algo irremplazable por una máquina a día de hoy.

Así que, en definitiva y ahora que sabes el mundo que viene y que estará entre nosotros, es el momento de tomar decisiones; de tomar la decisión de ser víctima de las circunstancias y luchar en contra del progreso para finalmente que éste acabe con tus energías, o por el contrario tomar responsabilidad y las riendas de tu vida, tomando esta información como una oportunidad de reinventarte y dedicarte a todo aquello que siempre has deseado, porque el mundo que viene es el de las posibilidades infinitas y el de riqueza en la variedad.

Es tu decisión ¿Estás dispuesto a tomarla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *