La ventana de Overton en la Era Digital

La ventana de Overton en la Era Digital

Te habrás dado cuenta de que, aunque los diferentes medios de comunicación hablen de diferentes cuestiones que nos conciernen en el siglo XXI, desde los poderes políticos ni se mencionan, pese a ser temas muy urgentes que se deberían abordar antes de que sea tarde. Temas como la automatización del trabajo, el medioambiente o la sostenibilidad del Estado del bienestar, entre otros, están fuera de todo debate. Están fuera de la ventana de Overton.

Esta teoría política describe el rango de ideas que la sociedad puede encontrar aceptables para su implantación por parte del poder político. Toda idea que la opinión pública rechace —y por lo tanto haga disminuir la popularidad de un político— será directamente relegada a la postergación o, peor aún, al olvido.

De esta manera, el proceso por el que pasan los temas, según el grado de aceptación, son:

  1. De lo impensable a lo radical
  2. De lo radical a lo aceptable
  3. De lo aceptable a lo sensato
  4. De lo sensato a lo popular
  5. De lo popular a lo político

Esto es una tragedia, ya que temas tan importantes como la transformación digital, la robotización, el futuro del trabajo, la emergencia climática, el sistema de pensiones o la precariedad laboral necesitan de un análisis exhaustivo y de tomar medidas a medio y largo plazo, independientemente de los intereses políticos del gobierno de turno. Los años que llevamos de parálisis los vamos a pagar muy caros, más aun cuando los países vecinos se pusieron en marcha hace bastante tiempo, sacándonos una ventaja que difícilmente podremos alcanzar.

«El objeto de toda discusión no debe ser el triunfo, sino el progreso». Joseph Joubert

Ante este escenario es fundamental que cada persona, individualmente, establezca su propia ventana de Overton, poniendo en marcha el pensamiento crítico, cultivando su propio criterio y esforzándose por abstraerse del pensamiento dominante, cuestionando todo aquello que, subjetivamente, quieren que se convierta en los diferentes grados de aceptación.

En plena Era Digital, en la que la información está a golpe de click —y en la que todos podemos ser creadores y consumidores de contenido—, ha llegado el momento de divulgar ideas para que no queden fuera de la ventana de lo aceptable, garantizando así la diversidad y el debate entre diferentes puntos de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *