Negocios y medioambiente

Negocios y medioambiente

Desde hace siglos el único objetivo de las empresas ha sido obtener beneficios de manera exponencial, el crecimiento por el crecimiento, sin importar cómo se produzcan o cómo afecten al entorno, por eso tenemos el resultado que tenemos: contaminación, deforestación, derretimiento de los polos, efecto invernadero, agujero en la capa de ozono, especies animales extintas, etc. La economía se basa en un modelo productivo sin tener en cuenta sus efectos en el medioambiente.

Por otra parte, los medios de comunicación se hacen eco constantemente de los devastadores efectos del modelo industrial, lo que provoca cierta indiferencia porque, quizá, sentimos que no podemos hacer nada ante este panorama, o que son los políticos a los que les toque tomar las decisiones. Tanta «infoxicación» ha hecho que consideremos todos estos hechos ajenos a nosotros.

«Solo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado, y el último pez atrapado, te darás cuenta que no puedes comer dinero». Proverbio indoamericano

Pero este paradigma, afortunadamente, está cambiando. Cada vez son más las empresas que saben que si quieren perpetuar su actividad deben tener en cuenta el impacto medioambiental y repararlo, un factor que los clientes exigirán paulatinamente. Poco a poco se está extendiendo una cultura corporativa más activa y comprometida con la defensa del planeta y la protección del medioambiente, con el objetivo de impactar positivamente en la sociedad para revertir el cambio climático.

Sin embargo, el cuidado del planeta y del medioambiente no recae únicamente sobre los políticos o sobre las empresas, sino también sobre los consumidores. Este «triángulo» de agentes sociales es el encargado de fomentar el desarrollo sostenible y asumir, de manera propia, la responsabilidad de cada una de las acciones. Es muy importante conocer la huella ecológica de cada uno de nuestros actos.

Es muy importante conocer la huella ecológica de cada uno de nuestros actos Clic para tuitear

Este es el caso de Lidera, la editorial que dirijo, en la que ser respetuosos con el medioambiente es un pilar fundamental. La publicación de libros es una actividad que puede acarrear fatales consecuencias para los bosques, por eso este impacto se compensa plantando un árbol por cada título publicado.

¿Qué podrías hacer hoy mismo para reducir tu huella ecológica?

Apariciones en medios de comunicación: Salamanca24horas, IberianPress, Diario Siglo XXI y MoonMagazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *