fbpx
No lo llames Transformación Digital…

No lo llames Transformación Digital…

La Transformación Digital es el reto del S.XXI para que una organización, mediante el uso de la tecnología, aumente su productividad y ofrezca nuevas soluciones. Todo ello lo hace gracias a las tecnologías digitales, como el Big Data y el Cloud Computing.

Pues bien, mucho se habla de esta transformación digital, del futuro de las empresas y de sus formas de trabajar, pero lo cierto es no puede haber transformación digital sin transformación personal, o sea, de nada vale tener lo último en tecnología si no es para transformar y mejorar la vida de las personas. De hecho, y por pura lógica, esta transformación digital no se puede llevar a cabo sin las personas, por lo tanto, más que “digital” se debería denominar “Transformación cultural“. Veamos por qué.

No puede haber #TransformacionDigital sin transformación cultural Clic para tuitear

Como ya sabemos, la tecnología es una herramienta para facilitar la vida de las personas, y así lo es en entornos empresariales, por lo que, haciendo de nuevo énfasis en que es una mera herramienta, la transformación debe ser en las personas. Las personas estamos compuestas por emociones, sentimientos, pensamientos, hábitos, creencias, ideas, Talento, objetivos, sueños, anhelos, etcétera, así que la tecnología deberá incidir en cada una de estas facetas para potenciarlas y crear entornos, atmósferas y condiciones agradables y saludables.

Videconferencias, información en tiempo real, métricas, datos… El gran reto del S.XXI es poner esas tecnologías al servicio de las personas -no al revés-, y comprender que para ello se debe incidir sobre la parte organizacional y cultural para que cada persona entienda qué necesidades le pueden ser satisfechas.

Hasta que las personas no comprendan en qué les beneficia la tecnología, no la van a aplicar, e incluso la pueden denostar.

En definitiva, la Transformación Digital nos abre un gran abanico de oportunidades para nuestro día a día, pero solamente podrá funcionar si las personas están dispuestas a apostar por ella y por las ventajas que trae consigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *