fbpx
No, no somos iguales

No, no somos iguales

La igualdad de género es un concepto que está en voga: en la calle, en las noticias, en las redes sociales… No obstante, las leyes reconocen los mismos derechos a hombres y mujeres, la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades de las mujeres y los hombres ¿Por qué se sigue reivindicando? ¿Realmente debemos ser “iguales”? Para mí, pese a que puede sonar políticamente incorrecto, rotundamente No. No somos iguales.

Me fascina el Talento, las empresas, las personas con vocación, con entusiasmo y creatividad, y por mucho que insistamos, estas grandes cualidades son universales, entonces ¿Por qué ponemos etiquetas? ¿Por qué igualar la desigualdad? Todos somos seres únicos, desiguales, irrepetibles, así que nadie debe ser tratado, o peor aún, etiquetado, de una forma u otra. El Talento no tiene género, se da tanto en hombres y mujeres, aunque con algunas diferencias.

El Talento no tiene género Clic para tuitear

Abogo por la igualdad de oportunidades, por supuesto, pero no me gusta la igualdad persé, porque tenemos grandes diferencias que nos hacen, si cabe, más únicos y maravillosos. Estas diferencias de las que hablo son biológicas y físicas (más que evidentes), entre otras, pero que proporcionan diferentes resultados.

Recuerda que el talento se basa en 3 pilares:

  • Factor innato: Nos viene dado desde el momento de nacimiento, por lo tanto no es modificable pero sí se puede potenciar aquello que te ha sido dado. Por eso, si naces niña, tienes genes femeninos, y si naces niño, genes masculinos, y, sea cual sea, deberás honrar tu género dando valor a tu biología. La neurociencia, la ciencia que estudia el cerebro, ha comprobado que estructuralmente el cerebro de la mujer es diferente al de el hombre. Mientras que la mujer posee más área límbica (emociones, empatía) el hombre es más analítico y sistemático. Por supuesto, las hormonas juegan un papel importante en nuestro cerebro.
  • Factor compromiso: Es en el que se encuentran los hábitos, el esfuerzo, el trabajo y el desarrollo de ese talento, y es en este factor en el que hay que incidir socialmente para que haya una igualdad real y social de oportunidades, meritocrática.
  • Factor contexto: Si desarrollas el factor innato y el factor compromiso en el contexto adecuado, serás imparable. En un contexto potenciador llegar al siguiente nivel es prácticamente inevitable, te “empuja”.

Últimamente se está haciendo mucho hincapié en la feminización, o sea, en incluir a las mujeres en un determinado contexto. Como ya he comentado, apuesto por la igualdad de oportunidades, porque el talento no entiende de géneros, solo de hechos; Pero forzar ciertas situaciones por el mero hecho de que haya una “igualdad”, no lo comprendo. Emprendimiento Femenino, Premio Mujer, Carrera de la Mujer, Mujeres STEM… No paro de ver certámenes, concursos, carreras populares, ferias, etcétera, enfocados únicamente en la figura de la mujer ¿No estaríamos, por lo tanto, siendo desiguales con los hombres? Supongo que esto sería otro debate.

Definitivamente, creo que se está yendo de las manos la etiqueta “mujer”, y creo que la mayor igualdad es no utilizar etiquetas. Cada persona, sea hombre o mujer, es valiosa por su Talento y por lo que hace por los demás, no por su género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *