¿Quién dirige tu vida?

¿Quién dirige tu vida?

Políticos, empresarios y banqueros dirigen nuestras vidas, o al menos eso es lo que cree la inmensa mayoría de la población. Muchas personas no pueden vivir la vida que siempre han soñado porque cualquiera de estas entes «se lo impide», e incluso por la idea de que un robot o las nuevas tecnologías les robarán el trabajo. El sistema está hecho para que deleguemos nuestro tiempo, talento, salud, educación y dinero —nuestros bienes más preciados— en unos gestores que aseguran hacerse cargo de nuestro bienestar durante toda la vida.

No trato de juzgar el sistema, sino que comprendas cuál es su funcionamiento, o dicho de otro modo, sus reglas de juego para que puedas lograr lo que cada ser humano viene a hacer en última instancia a este mundo: tener la libertad de dirigir su vida. A priori es complicado ya que son muchos años de condicionamiento, de un statu quo que se reproduce de generación en generación y del cual apartarse es una auténtica temeridad, sin mencionar el poder que ejercen los medios de comunicación para que nada cambie transmitiendo mensajes hostiles y de peligrosidad «ahí afuera», cuyo fin es precisamente ese, que no pienses diferente. Pensar de manera libre y responsable es, prácticamente, inmolarse.

«Dos caminos se abrieron ante mí, pero tomé el menos transitado y eso marcó la diferencia». Robert Frost

Pero de nada sirve vivir en la Era Digital, en la que gracias a Internet y las Nuevas Tecnologías el conocimiento se ha democratizado y es accesible gratuitamente si, precisamente, no se hace buen uso de este y vivimos en la más profunda ignorancia. Por cierto, elegida. El mundo necesita personas (como tú y como yo) que paulatinamente despertemos.

Entonces, si no puedes confiar en las instituciones ni en otros entes, ¿en quién confiar? Exacto, ¡en ti mismo! Tú tienes todo el poder para dirigir tu vida. No pierdas el tiempo en redes sociales discutiendo, o leyendo periódicos y viendo las noticias de la televisión, invierte tu preciado tiempo en educarte a ti mismo en cualquiera de las facetas de la vida: dinero, salud, trabajo, etc. La única persona que tiene el poder de cambiar tu vida eres tú.

Empieza a dirigir tu vida de una vez por todas y deja de creer en el sistema para ser parte de una revolución que se basa en la responsabilidad, la conciencia y la sabiduría. Solo así podrás tomar decisiones más sabias y coherentes que te permitan no solo superar los retos del S. XXI, sino además obtener resultados satisfactorios y enriquecedores en tu día a día.

Que por ti no quede.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *