Radiografía del Entusiasmo

Radiografía del Entusiasmo

Siempre tenemos dos maneras de vivir la vida: de puntillas, sobreviviendo y viendo pasar la vida de largo, o por el contrario, apasionadamente, con sentido y con un para qué. No es más que una decisión, pero sea cual sea la escogida, las diferencias son notables. En la primera, la vida es gris, monótona y carente de sentido, haciendo lo que hay que hacer y sin tomar decisiones relevantes más allá de ganarte la vida; sin embargo, la segunda, dota de asombro, de felicidad y, sobre todo, de entusiasmo.

El entusiasmo es esa exaltación del estado de ánimo que se produce internamente porque, como su etimología dice, es tener a dios dentro, esa “posesión divina” que motiva a hacer más y más cosas, que hace que se pierda la noción del tiempo, que genera brillo en los ojos y en la cara… ¿Lo has sentido alguna vez? Estoy seguro que sí, y me atrevería a decir que la experimentabas más frecuentemente durante tu niñez, cuando todo te asombraba y te generaba curiosidad.

Mira a tu alrededor, de adulto ¿Por qué ha decaído a niveles catastróficos? Hemos perdido las motivaciones que lo avivan, y muchas personas han delegado sus responsabilidades a terceros, otorgándoles nuestro bien más preciado: el tiempo. Al relegar este maravilloso recurso, único y que no volvemos a recuperar, perdemos esa capacidad creadora, esa capacidad creativa y esa curiosidad que genera el entusiasmo… El entusiasmo de hacer cosas nuevas, el entusiasmo de ser protagonistas de nuestras vidas y cuyos resultados, tanto positivos como no tan positivos, son directamente fruto de las decisiones tomadas de manera responsable.

Sí, el miedo nos frena para ser quiénes verdaderamente estamos destinados ser…  Desvivirnos por aquello que realmente nos apasiona, tomar decisiones por si acaso no es el camino correcto, cometer los mismos errores que en el pasado nos limitaron… Nos da miedo. Pero he de decirte algo y es que la vida es eso, caer para volverse a levantar, equivocarse para aprender, perderte para encontrarte…

Cada día tienes la oportunidad de dibujar un nuevo destino, cogiendo todo lo que aprendiste del pasado para utilizarlo en tu presente, para construir un futuro prometedor. Hoy tienes el poder de coger las riendas de tu vida y dedicarte a aquello que realmente te apasiona, a aquello que se te da genial y que todo el mundo te pide consejo, aquello en lo que brillas e inspiras a los demás… y cuando lo hagas, sentirás el verdadero entusiasmo.

¿Qué te está limitando para no tener la vida que siempre has soñado?

Publicado originalmente para 10entrepreneurs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *