The summer is coming…

The summer is coming…

«The winter is coming» es una de las frases más recordadas y repetidas de la serie Juego de Tronos que, tras ocho intensas temporadas, ha finalizado hace unas semanas. Pero si una frase se repite por estas fechas es «ya queda poquito para el verano ¡Qué ganas!». Y efectivamente, ya se nota el calor y quedan poquitos días para que el verano llegue, pero ¿por qué tanta prisa?

El verano suele traer consigo las vacaciones después de un duro año de trabajo, un mes natural (aproximadamente) por cada año trabajado. Pero no solo eso, sino que durante el periodo estival muchas empresas establecen la jornada intensiva con la intención de hacerlo más llevadero. La realidad es que en verano estamos más cansados, menos concentrados y de peor humor esperando para que lleguen (de una santa vez) las vacaciones… La salvación.

«Cuando te gusta tu trabajo, todos los días son vacaciones». Frank Tyger

Así es, vemos el verano, las vacaciones, como la salida de la rutina, como la única opción para «desconectar» y hacer eso que tanto nos gusta, sin percatarnos en que tenemos otros 11 meses para disfrutar, pero nos pasamos «secuestrados» durante muchas horas al día y meses al año, y cuando nos queremos dar cuenta ha llegado la jubilación. Construir una vida satisfactoria de la que no necesitemos escapar está al alcance de todos y no solo de unos pocos.

Construir una vida satisfactoria de la que no necesites escapar está a tu alcance Clic para tuitear

Para empezar desde el principio a construir una vida enriquecedora y única hazte las siguientes preguntas y respóndete con total honestidad: ¿Te gusta tu trabajo? ¿Seguirías trabajando allí aunque no te pagasen? ¿Qué harías si hoy te tocase la lotería? Según las respuestas y el grado de verdad que te cuentes, podrás determinar cuál es tu lugar ideal, o sea, aquel en el que tu talento brille y en el que, mientras lo uses y desarrolles, no tengas la mente en «desconectar», en las vacaciones o en los fines de semana. Por supuesto, los descansos son necesarios para mejorar la calidad de vida y para llenarnos de nuevas ideas y proyectos, pero no a costa de haber cimentado una vida profesional, y por ende personal, en la insatisfacción y la monotonía.

Este verano, en vez de planear tus vacaciones, planea una vida emocionante. ¿Te atreves?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *