Tiempo de reinventarse

Tiempo de reinventarse

Crisis, paro, despidos, máquinas, Internet… Muchas son las palabras que se escuchan a diario en las empresas y que generan miedo entre los trabajadores. Durante estos años ha surgido otra palabra y que está tomando fuerza cada día que pasa: reinventarse. Y no es para menos, la irrupción de las nuevas tecnologías, la precariedad laboral y el aumento del desempleo han provocado que cada vez más personas opten por descubrir profesionalmente nuevas rutas.

Hasta ahora trabajábamos en aquello en lo que habíamos estudiado, o simplemente “de lo que había”, pero las anteriores cuestiones han hecho plantearse si ello lleva a una vida con sentido y si merece la pena dar los mejores años de nuestra vida para una empresa con la que no compartimos valores ni propósito. Reinventarse significa enfocarse en aquello que nos apasiona, aprender todo lo que necesitemos para ello, y empezar a relacionarnos con ese nuevo mundo que pretendemos que sea nuestro marco laboral. Un trabajo que no es trabajo y que se hace gustosamente desde el entusiasmo.

Pero no todo es tan bonito… durante el camino surgen dudas, resistencias por aprender algo en lo que todo está por hacer y en lo que nos sentimos novatos, ansiedad, e incluso, tentaciones de seguir o volver a trabajar en aquello en lo que llevamos desde siempre. Es por ello que la pasión es tan importante; es la gasolina que motivará ese gran cambio y que permitirá superar cualquier barrera que se presente. Mantener viva esa pasión hará obviar cualquier distracción hacia esa nueva meta, y hará poner el foco 100% en las tareas necesarias para lograr cada día estar más cerca de una nueva vida profesional.

¿Es necesario renunciar a empleos o abandonar el actual? No, durante un tiempo. Al principio es posible establecer una estrategia para ir avanzando de manera paralela, y sobre todo, tener una actitud de agradecimiento ya que puede ayudar de manera sustanciosa en la inversión económica (formación, infraestructura, etc) del nuevo camino elegido. Esta actitud hace considerar un trabajo que no gusta o que no tiene nada que ver con nosotros como una oportunidad y un medio para avanzar hasta el objetivo. Llegará un momento en el que la nueva opción tomará tanto peso y relevancia, que finalmente sintamos que ha llegado el momento de abandonar el trabajo menos atractivo para dedicarnos en cuerpo y alma a aquella ocupación con la que el entusiasmo y la pasión toman el protagonismo del día a día.

Recomenzar, emprender, renacer… todas ellas son sinónimos de hacer uso de la libertad personal, la que nos otorga elegir una nueva forma de estar en el mundo. Darnos cuenta que, aunque el presente es condicionado por el pasado, no necesariamente define el futuro, sino que se construye desde este mismo instante, y que tienes el poder de decisión para hacerlo ya. Solo tú tienes la capacidad y la fuerza de convertir esa ambición en realidad, un reto que necesitará de toda tu confianza y seguridad en ti mismo… Confiar en tus recursos y en todo el bagaje que has ido acumulando tras años y años de experiencias. No te enfoques en lo que tienes y eres en este preciso momento, sino en lo que puedes llegar a tener y convertirte si pones a tu servicio todo el potencial de tu parte.

En conclusión, puede que aún no veas cómo está cambiando el mundo del empleo, o quizá no veas peligrar tu puesto de trabajo… o quizá no sientas la necesidad de crecer, pero reinventarse es la opción que todos tenemos para decidir ser la mejor versión de nosotros mismos y construir nuestro mundo alrededor de ello.

¿En qué te quieres convertir? ¿Qué es lo peor que podría pasar?

Publicado originalmente para La Nueva Ruta del Empleo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *