¿Volverá el empleo estable?

¿Volverá el empleo estable?

Durante mi infancia escuchaba a mis abuelos hablar sobre las empresas en las que trabajaban, en las cuales entraban de jóvenes y se jubilaban, sin cambiar de empresa. Después, de adolescente, mis padres me alentaban a estudiar duramente porque solamente así tendría un empleo seguro y bien remunerado, y si estudiaba unas oposiciones, mejor que mejor. Además, la obediencia, el respeto y “hacer las cosas como hay que hacerlas” me garantizarían esa estabilidad. Pero han pasado los años, he entrado al mercado laboral y en solamente 5 años he estado en más de 3 empresas… lo único que me invade es la incertidumbre si pasaré un día más trabajando en el mismo lugar ¿Dónde está lo que me prometieron?

Supongo que a ti te contaron la misma historia. Así es como nos educaron en la escuela, aprendiendo a obedecer, a pensar todos de manera unilateral, a no destacar y a demonizar el error… Todos sobre un pupitre y cuyo nexo de unión entre todos los compañeros era la edad. El tipo de inteligencia, las aficiones, los talentos no se tenían en cuenta… lo único que contaba era una nota que evaluaba de 0 a 10 la valía como estudiante -y en ocasiones como persona- en constante búsqueda del éxito entendido como un buen puesto de trabajo, estable y bien remunerado que daría la oportunidad de disponer de una vida cómoda y un estatus elevado. Pero sales de la escuela y el mundo ya no es así… nada de lo que te prometieron existe.

Este caso es aplicable para toda la generación que denominan “perdida”, ya que el mundo para el que fueron educados y condicionados no existe. A estos millenials, e incluso parte de los baby boomers, nos ha tocado vivir un mundo volátil, un mundo global donde la mano de obra de países emergentes, la tecnología, Internet y la robótica realizan trabajos que hace dos décadas o menos realizaban las personas de una manera menos eficiente.

Entonces ¿volverá el empleo estable? Definitivamente no. La seguridad siempre ha sido una ilusión, y en estos momentos es más que evidente… Lo único seguro es que siempre habrá trabajo porque las personas seguimos teniendo necesidades. Lo que ha cambiado en esta nueva Era que nos ha tocado vivir es la manera de relacionarnos con el mundo y con los demás, pero trabajo no falta. Las personas necesitamos comer, movernos, divertirnos, hablar, compartir, etc.

El paradigma industrial consistía en que fuésemos empleados y lo transmitían a través del modelo de escuela descrito anteriormente. En este nuevo paradigma es necesario olvidarse de los empleos para pasar a ser proactivo y responsable con todos los resultados que se cosechen en la vida. No vale esperar a final de mes para recibir un salario lineal, no vale ser víctima de las circunstancias… vale ser creativo y cambiar de perspectiva, cobrar por proyectos, colaborar con otros profesionales, dejar de lado ser “empleado” (cuyo término del Diccionario de la lengua española define como usado, gastado, consumido) a ser “trabajador”, aquella persona que trabaja por construir un sueño, por construir una actividad con sentido, por trabajar para hacer un mundo mejor… Y esto solamente se puede hacer desde el Talento, algo que –al menos de momento- una máquina, un robot u otra persona no puede sustituir.

Cuando descubras tu Talento y lo pongas al servicio del mundo te empezarás a dar cuenta que ningún político, ningún ministro, nadie puede arrebatarte la libertad de poner tu pasión en forma de trabajo a disposición de los demás. Te darás cuenta que ya no necesitas que te empleen, sino que soliciten tus servicios porque nadie puede hacerlo mejor que tú.

¿Qué haces con facilidad que a otras personas les resulta difícil?

Publicado originalmente para La Nueva Ruta del Empleo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *